DevOps, Fragmentado y Sherlock Holmes

In Blogfest by BaufestLeave a Comment

Te invitamos a imaginar que en la casa del famoso detective de ficción Sherlock Holmes -en Baker Street 221 “B”, Londres, Inglaterra– está a punto de llegar el siguiente mensaje de WhatsApp: “Holmes, revise su correo electrónico. Tenemos un caso que, creemos, será de su interés”.

lunes 29 - junio - 2020
Baufest
DevOps, Fragmentado y Sherlock Holmes

Efectivamente, allí estará el legendario detective, atento a la llegada del e-mail y dispuesto a intervenir.

Rápidamente chequeará su correo y entre las líneas del mismo se podrá leer lo siguiente: “En Palermo, Buenos Aires, buscan un desarrollador DevOps que programe en Java y pueda automatizar el pasaje de su código de un ambiente a otro. En el Microcentro porteño, entretanto, buscan un analista DevOps especializado en helpdesk para mantenimiento de equipos y automatización de procesos…. Por otro lado se buscan dos especialistas en DevOps para equipos remotos de BI y testing, que automaticen en la Nube y tengan conocimientos en distintos frameworks que se utilizan en los proyectos o servicios. Adicionalmente desde el extranjero solicitan un Data DevOps para scriptear procedimientos que involucren estructuras y manejo de datos…”.

El gran detective inglés es invitado a buscar estos expertos, a sabiendas de que el perfil en sí mismo constituye todo un enigma. En efecto: la búsqueda no es nada sencilla, ya que el profesional DevOps probablemente sea, en la actualidad, el que más aristas tiene y más conversaciones genera en torno qué competencias requiere y cuál es el alcance real de su fución. Una discusión que por otro lado se da en un contexto en el que se espera que los roles de líder e ingeniero en DevOps cuenten entre los 10 más demandados y mejor pagados dentro del universo de IT en el mundo en 2020.

De algún modo el profesional DevOps podría vere como una suerte de Fragmentado (en alusión al personaje central del film “Split”, que padece un trastorno de identidad que se caracteriza por la existencia de múltiples identidades que conviven y toman alternadamente el control en una misma persona). ¡Qué extraño enigma es esta persona! ¡Un profesional con tantas identidades como necesidades haya en el mercado actual!

Para resolver este misterio, parece ser necesaria una mente como la del gran Sherlock Holmes. ¿Qué haría él en esta situación? Bueno, tal vez lo mejor sea empezar por consultar a los expertos…

Profesional e-shaped

Recientemente el DevOps Institute publicó un reporte muy interesante sobre las tendencias en el área y las habilidades que harán falta para el año 2020. Y un concepto que se destaca es el del “profesional e-shaped” -es decir, que presenta una combinación de 4 “e”: experience, expertise, exploration & execution, (experiencia, habilidad, exploración y ejecución)-. Esto amplía aún más el debate sobre las competencias que involucra el rol.

El profesional DevOPs tiene a su cargo responsabilidades como el despliegue automático de código, su integración continua y la tarea de asegurar la infraestructura sobre la que se va a plasmar el desarrollo. Ahora bien: estas tareas –y las capacidades que involucran- en realidad ya eran valoradas desde antes que la palabra DevOps fuese siquiera imaginada. Lo nuevo ahora es la preponderancia que están tomando las habilidades blandas, ligadas con el manejo de los procesos y los conocimientos funcionales. Con ellas se está conformando esta nueva estructura:

Fragmentado

A partir de este nuevo paradigma, ya no se ve al especialista en DevOps como una persona con un perfil puramente técnico. Debe tener una mirada holística sobre todo el proceso de desarrollo e implementación, y eso incluye tener la capacidad de detectar los puntos fuertes que tiene el equipo en ese flujo, así como también las dificultades y problemas a las que se enfrentan tanto el equipo de desarrollo como el de operaciones.

Un híbrido

El profesional DevOps hoy es visto como un híbrido, alguien con un rol que reúne un set de skills que no habían sido reunidos antes. El foco de su actividad pasa por saber lo que otras personas aún no saben.

En realidad esto no debería sorprender, si se tiene en cuenta un análisis publicado por Gartner en 2018 y revalidado recientemente por la consultora, en el que se indican cuáles son las principales causas que conducen al fracaso al 75% de los proyectos de adopción y escalamiento de DevOps. En efecto: en ese informe se señala que las fallas centrales se dan al buscar colaboración entre equipos, al gestionar expectativas y al procurar el cambio organizacional. ¿Y qué es lo que tienen en común todos estos factores? La necesidad de relacionarse con otras personas.

El requisito de que los equipos de desarrollo cuenten con expertos que dominen las habilidades humanas, es un hecho. ¡Elemental, querido Watson!

Profundizando un poco más, hay que decir que en la adopción de estrategias exitosas de DevOps hay ciertas habilidades específicas que resultan claves. Por ejemplo el conocimiento de metodologías ágiles (o agile) y metodologías lean, y la capacidad de analizar procesos para optimizarlos mediante la detección del desperdicio. Allí comienza a forjarse el destino de cada proyecto.

Además ya indicamos que hay un cuarteto de habilidades muy valoradas para cualquier rol que esté involucrado en el equipo de desarrollo. Nos referimos a las famosas “4 e”: experience, expertise, exploration & execution.

Así las cosas, en este camino hacia la incorporación de DevOPs hubo una primera etapa, que consistió en descubrir de qué trata realmente esta metodología de desarrollo de software DevOps, lograr que otros se convenzan de implementarla y conseguir que esto se concrete con cierta estabilidad. La realidad es que en nuestros días ya se reconoce el valor de esta metodología y del profesional que la encarna. Con lo cual, ya superada la primera etapa, ahora nos queda avanzar hacia la próxima, que pasa por dominar el rol, adaptarlo y hacer que evolucione hacia lo que el mundo está necesitando en la actualidad.

Para crecer en este ámbito de la metodología DevOps tenemos un largo camino por delante. Será importante que cada uno de nosotros se involucre para entender hacia dónde vamos. Y construir lo nuevos lineamientos en equipo.

Para cerrar este primer capítulo de una investigación que aún está en proceso, me animo a hacer mía (con una leve adaptación) una famosa sentencia del gran Sherlock Holmes:

“Nuestras ideas deben ser tan amplias como la tecnología, si es que aspiran a interpretarla”.

¿Cómo seguimos, entonces? Nuestra próxima parada será conocer más acerca de las técnicas y capacitaciones que puedan agregar valor real a la hora de desarrollar las habilidades de las que hemos hablado en este artículo.

¡Ojalá nos acompañes en esta nueva etapa!

Autor:

Axel Labruna,

DevOps Engineer.

Comentarios