Los nuevos desafíos del Chief Data Officer

In Blogfest by Baufest

En el contexto de la economía digital la gestión de datos se tornó mucho más importante porque las organizaciones tienen que comprender verdaderamente sus datos y confiar en ellos.

jueves 8 - abril - 2021
Baufest

Los datos no sólo ayudan a tomar mejores decisiones comerciales (gracias, entre otras cosas, a las nuevas tecnologías de análisis de datos o data analytics), sino que también permiten impulsar estrategias innovadoras a escala.

Originalmente, la tarea del Chief Data Officer o CDO, pasaba por asegurar el gobierno de los datos y el cumplimiento normativo, así como también garantizar que existiesen protecciones de privacidad para que las partes interesadas pudieran aprovechar los datos confiables. Pero con el big data y el enorme caudal de datos existente en la actualidad, y la necesidad de convertirlo en conocimientos que sumen auténtico valor a las organizaciones a través de soluciones de análisis de datos, el papel del director de datos se está volviendo cada vez más crítico. Estos ejecutivos amplían sus funciones y se posicionan cada vez más como líderes estratégicos en las organizaciones.

Y esto no ocurre sólo en el sector privado: por ejemplo en Estados Unidos, el Departamento de Estado creó la figura del chief data officer y designó por primera vez un  director de datos que además de la protección de datos “impulsará los esfuerzos para aprovechar los datos como un activo estratégico, lo que en el gobierno federal se considera actualmente una prioridad”.

Si bien el 70% de las organizaciones dicen que  necesitan estar más impulsadas por los datos, la mayoría aún no está obteniendo el valor total de ellos. Con lo cual la actividad de los directores de datos aún presenta desafíos más que importantes que pondrán a prueba el rol en el corto plazo. 

Objetivos empresariales

Un estudio reciente, realizado en 10 países, encontró que el 59% de los CDO reporta a un líder empresarial (ya sea directamente al CEO, o a un ejecutivo clave que reporta al él), lo cual revela que se convirtieron en una parte importante del proceso de toma de decisiones de las compañías. En la actualidad el 80% de los principales KPI de los CDO están vinculados a objetivos comerciales empresariales como la mejora de la eficiencia operativa, la innovación y el aumento de nuevos ingresos netos, la satisfacción y el éxito del cliente, entre otros.

A pesar de la importancia creciente del rol y su amplia responsabilidad, el 71% de los directores de datos tiene cuatro o menos administradores de datos que le reportan.

Retos y prioridades

Entre sus principales retos y prioridades, el 62% de los CDO informan que la Nube es un desafío importante, que incluye ingestión, calidad, gobernanza y privacidad de datos almacenados en entornos Cloud, mapeo, transformación y limpieza de datos maestros como parte de la modernización de aplicaciones (SaaS) y garantizar la privacidad para los datos en entornos de múltiples nubes.

Por otra parte, el 88% informó que los metadatos son un desafío importante, que incluye descubrimiento de datos, identificación de dominio y clasificación, asignación de términos del glosario empresarial a metadatos técnicos y mapeo del linaje de datos.

Además, el 50% informó que los datos no se están utilizando para impulsar mejores resultados comerciales debido a desafíos que incluyen “colaboración en definiciones comerciales comunes para elementos críticos de datos maestros, falta de conocimientos sobre datos y personal calificado y habilitar el acceso a datos de autoservicio manteniendo el cumplimiento”.

Como se ve, a la vez que ganan preeminencia en las organizaciones, los directores de datos suman desafíos en un contexto que les exigirá ser ágiles y flexibles y “hacer malabarismos” con múltiples prioridades.