¿Cómo adaptarse a la nueva economía del bajo contacto?

In Blogfest by BaufestLeave a Comment

En una nota del Board of Innovation se emplea el concepto de “economía del bajo contacto” (low touch economy) para definir la etapa de crisis que nos toca vivir como humanidad en virtud de la pandemia de COVID-19

martes 27 - octubre - 2020
Baufest
economia low touch

Esta definición de la época aborda el nuevo tiempo desde el punto de vista de los negocios y de los nuevos comportamientos que evidencian los consumidores.

Según estos analistas el aislamiento forzado y las restricciones de distanciamiento social tendrán un efecto duradero, y el retorno a la normalidad tomará entre 18 y 24 meses.

Comprender qué tendencias y qué patrones de comportamiento de los clientes perdurarán a largo plazo es un desafío complejo. Un estudio encontró que el 65% de los consumidores está postergando adquisiciones y viajes. El 52% dice que sus comportamientos de compra continuarán modificándose. Y el 30% planea comprar más por la vía online en el futuro.

Ante este escenario tan incierto, no obstante, algunas pautas parecen claras. Una investigación por ejemplo detectó que el 80% de las compañías cree que su modelo de negocio principal debe digitalizarse para seguir siendo económicamente viable. Incorporar la seguridad en la experiencia del cliente, especialmente a corto plazo, será otro leitmotiv. Y las empresas también deberán anticipar las expectativas y necesidades de los clientes mediante la adecuada gestión de los datos y la analítica.

Un plan en 4 pasos

En tal contexto, la hipótesis del artículo que invitamos a leer es que, dado que la crisis de la salud pública desencadena una serie de réplicas que afectarán la forma en que los consumidores y las empresas interactúan entre sí,  es necesario repensar y rediseñar el valor que se intercambia entre organizaciones y clientes.

Para arribar a una estrategia viable, la sugerencia es que cada organización diseñe un plan de 4 pasos:

√ Paso 1: Evaluar el impacto

Lo primero es analizar detenidamente todas las formas en que la propia empresa sintió el efecto de la economía “low touch”. Y luego comprender el impacto que tuvo en su cadena de suministro, su industria, sus consumidores y por último la sociedad en general.

√ Paso 2: Desarrollar la estrategia

Dado que la historia tiende a repetirse, la sugerencia es que en este segundo paso se intente comprender  cómo se desarrollaron las crisis económicas similares en el pasado, particularmente para la industria en que se mueve la organización. Luego hay que usar esos aprendizajes para visualizar los muchos escenarios potenciales que podrían desarrollarse en el contexto actual. Y finalmente preguntarse qué puede hacer la organización para crecer en cada uno de estos escenarios, y en qué aspectos de su cartera debería apoyarse.

√ Paso 3: Pasar a la ofensiva

Más allá de la necesidad de mitigar los riesgos actuales, es preciso empezar a planificar la siguiente fase.  Muchas de las industrias que se han mantenido estables durante décadas, ahora están abiertas para dar un giro. Y las organizaciones que se muevan rápido y con decisión serán en última instancia las que ganen.

√ Paso 4: Hacer que suceda

En este último paso  la recomendación es aprovechar el nuevo orden mundial para cuestionar todas las normas comerciales anteriores. Y por ejemplo probar una forma más ágil de trabajar ejecutando sprints semanales con equipos remotos, o lanzar una nueva propuesta o modelo de negocio.

Tal como se concluye en la nota que estamos revisando, está claro que la incertidumbre permanecerá. Pero también lo hará la oportunidad. Y si bien nadie puede predecir el futuro, en cambio sí es posible prepararse para él.

En esta nueva realidad la tecnología está llamada a hacer un aporte múltiple y esencial. En principio habilitará a efectuar análisis más reticulares y a obtener información que oriente la  innovación. Y también ayudará a canalizar las nuevas propuestas para los consumidores, en un mundo en el que las operaciones seguras y sin contacto serán la prioridad.

¿En tu organización ya se están preparando para la economía del bajo contacto? ¡Te invitamos a contar qué iniciativas desarrollaron!

Comentarios