Nube híbrida: ¿por qué se instaló como la arquitectura empresarial ganadora?

In Blogfest by Baufest

La Nube se instaló como un modelo inevitable para las organizaciones que hoy necesitan sumar agilidad, responder a las expectativas de los clientes y potenciar su capacidad de innovación en un contexto muy incierto.

miércoles 2 - diciembre - 2020
Baufest
Cloud Baufest

 No obstante, a las empresas que ya tenían funcionando un datacenter propio en sus instalaciones les puede resultar más rentable correr algunas soluciones ahí, en lugar de subir todas sus aplicaciones, cargas de trabajo y activos informáticos a la Nube. Esta vocación por optimizar los costos hace que muchas organizaciones opten por una arquitectura Cloud híbrida.

En esencia el enfoque híbrido pasa por mantener múltiples entornos de Nube conectados a centros de datos locales.  También podría definírselo como el “aprovisionamiento uso y administración de servicios coordinados y basados en políticas en una combinación de servicios Cloud internos y externos”. Y en los hechos implica una combinación de Nube pública, Nube privada y / o infraestructura local, con cierto nivel de integración y orquestación entre estos entornos.

La Nube pública ofrece servicios de vanguardia y capacidades superiores. Por otra parte en la actualidad los datacenters Cloud públicos poseen muchas certificaciones de seguridad, calidad y disponibilidad que garantizan y brindan herramientas para salvaguardar los activos de información. Es decir que en estos entornos la protección de datos se puede controlar, dependiendo por supuesto de las reglamentaciones legales de cada país. De hecho como cosa general hoy puede decirse que los centros de datos Cloud públicos son más seguros que los datacenters locales propios. En cualquier caso, para empresas que por ahí prefieren manejar algunas aplicaciones y recursos en una Nube privada, es perfectamente posible combinar ambos mundos. En tal sentido un camino posible es delinear una migración de datos, aplicaciones y cargas de trabajo en etapas con modelos de Cloud híbrido que conjugen de modo progresivo funcionalidades de Nube pública y privada.

Futuro híbrido

Una estimación de la consultora Gartner indica que para 2021 más del 75% de las organizaciones medianas y grandes habrá adoptado una estrategia híbrida o multinube para 2021. Por otra parte un estudio indicó que en 2019 el mercado global de la Nube híbrida se valoró en U$S 61 mil millones, y se prevé que para 2027 alcance los U$S 284 mil millones, creciendo a una tasa compuesta anual de casi 23% en el lapso en cuestión. Con lo cual podría afirmarse que la Nube híbrida es el modelo de arquitectura de IT corporativa que prevalecerá al menos en el futuro inmediato. El creciente número de aplicaciones digitales y soluciones tecnológicas avanzadas, la búsqueda de capacidades de analítica y de data management y la demanda de computación accesible y rentableimpulsan el crecimiento del mercado de la Nube híbrida global. Otra fuerza impulsora es la  creciente necesidad de interoperabilidad entre los servicios Cloud y los sistemas existentes. Además las organizaciones buscan un enfoque multicloud (implícito en el modelo híbrido) para reducir la dependencia de un único proveedor (es decir, no manejarse con una única Cloud platform) y aprovechar las mejores funcionalidades de cada uno.

Definir el plan

Para poder desplegar una estrategia de Nube híbrida exitosa es clave tener “visibilidad y poder efectuar un seguimiento de todos los activos de TI y servicios de Nube en toda la organización”. Esto permite tener el software siempre actualizado, los recursos bien configurados y responder a los estándares de cumplimiento. También permite tomar decisiones informadas sobre cómo y dónde implementar las cargas de trabajo (en las propias instalaciones o en la Nube), lograr ahorros y disminuir los riesgos.

Por lo demás, para administrar con éxito las cargas de trabajo en varios entornos de Nube hay que tener un plan definido que combine las herramientas y soluciones con las necesidades de Nube de la organización.

Para operar con este enfoque de Nube híbrida se requieren soluciones interoperables que se puedan alojar en varias plataformas diferentes (como las basadas en contenedores, sin servidores, en máquinas virtuales o en Kubernetes).

Con una “hibridación” planificada las organizaciones pueden aprovechar las ventajas del universo Cloud y desplegar entornos de TI flexibles, altamente escalables y con proyección futura, manteniendo los riesgos bajo control.

¿En tu organización ya desplegaron un esquema de Nube híbrida? ¡Nos gustaría que compartas la experiencia!